El ciclo del cultivo casero con lombricultura

Comparte:Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

Humus de lombrizDespués de unos meses de tener un lombricultivo, todas esas basuras que antes tirabas a la calle se convierten en humus de lombriz (tierrita, básicamente). Ahora la cosa es, ¿qué hacer con eso?

Porque si vives con una mujer con locura por la limpieza, hasta la tierra empieza a estorbar. Lo bueno es que hay muchas cosas que hacer con eso, dedicándole un poco de tiempo los fines de semana.

En la naturaleza hay un ciclo de la vida para las plantas: nacen, crecen y luego empiezan a fertilizar el suelo son sus propias hojas y frutos, además de la actividad animal. El problema es que, como de costumbre, en cuanto llegamos le damos en la torre a todo.

Al recoger las hojas, frutos y ramas de nuestros jardines, interrumpimos el ciclo natural (a decir verdad, parece que es nuestro fuerte el interrumpir cosas). Entonces, a menos que añadas fertilizante por tu cuenta, poco a poco te vas a terminando la capacidad de nutrición del suelo. Y luego por qué hay suelos que ya no dan nada…

La manía de recoger todo “para que se vea limpio” es una manera rápida y bastante efectiva de convertir el suelo que tenemos en poco más que arena y piedras. A veces hasta es más fértil el cemento que lo que algunos llaman “el jardín”.

Pero, con un poco de ingenio, podemos tener el ciclo natural con toda propiedad, ya que la ciudad tiene varios retos para cualquiera que quiera tener un huerto orgánico. Es poca la gente que tiene un patio y muchos lo pavimentan para quitarse la monserga de cortar el césped. Además, en la mayoría de los casos la señora se apoderará del jardín y te correrá con cualquier cosa que lleves.

La ventaja es que, de la misma manera que puedes tener un lombricultivo en la ciudad, también puedes tener tu propio huerto. Y no me refiero a unas plantitas para que apantalles y escribas en algún blog; me refiero a una continua dotación de frutas y verduras frescas, orgánicas y deliciosas (y no lo digo nada más porque son mis tomates, sino porque saben a algo más que agua con saborizante).

Además, al precio que te venden lo orgánico, parece que esos tomates y las zanahorias esas chiquititas las mandaron a hacer a mano y no a China. Así que hasta te ahorrarás una buena lana.

Pero volviendo al famoso ciclo natural, aquí vamos a recrear el ciclo natural tranquilamente. Ya procesas los desechos orgánicos con lombricultura y, además, las lombrices comen todo lo que haya estado vivo. Eso incluye las hojas, ramas, cáscaras y cualquier cosa que saques de una planta.

El súper tomate orgánico, que ya puse en la entrada del Lombricultivo en caja de plástico, no

hojas de tomate

Podas de tomate

solo utiliza el humus de lombriz como fertilizante, sino que también da sus podas como alimento. A las lombrices parece gustarles y cerramos el ciclo natural.

Durante las siguientes semanas podrás ver cómo se puede hacer un cultivo en un pequeño espacio y cómo éste te puede dar comida sana y hasta abaratarte un poco la vida.

La idea que tenemos mi esposa y yo es acercarnos lo más posible a una “independencia vegetal”, al menos durante unos meses del año. Claro que esa mujer quisiera que ya no tuviéramos que comprar nada, pero con poco espacio es un algo complicado, aunque se pueden lograr varias cosas con un poco de creatividad.

Y si tu familia te apoya mucho mejor. Los niños tienen la ventaja de que los puedes obligar y lo mejor de convencer a tu pareja es que si algo sale mal no te puede echar la culpa. A fin de cuentas, “es de los dos”, ¿no?

Tomates orgánicos

Frutos del tomate orgánico

Se supone que eso lo íbamos a hacer en las vacaciones pero que quieres… ver películas hasta tarde, no tener que parase temprano… demasiada tentación como para dejarla pasar. Aún con todo, la planta de tomate, su tamaño y la gran cantidad de frutos que salen todos los días nos animan más a utilizar mejor nuestro jardín.

Si antes tuvimos plantas hidropónicas y acuapónicas, bien podemos tener algunas en tierra y fertilizadas con humus de lombriz. A fin de cuentas, si tantas porras le echo a la lombricultura, mejor demostrar que sirve para otra cosa que desaparecer basura y espantar mujeres.

Feliz regreso a clases si tienes niños, y si no tienes no importa, te darás cuenta porque tardarás más en llegar a tu trabajo. La ventaja es que vas a poder escuchar más música mientras vas a tu trabajo y ya solo faltan 4 meses para otras vacaciones. ¡Lindos los días de escuela!

Nota: No se me han olvidad las preguntas que me han mandado y las voy a ir contestando aquí, nada más que me acostumbre a la idea de que ya no tengo vacaciones.

 

Comparte:Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

Acerca del autor

Soy ingeniero en sistemas computacionales, entusiasta de la naturaleza, el aire libre y llevo más de 10 años haciendo lombricultura casera.