Cultivo orgánico casero con lombricultura

Comparte:Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone
Lechugas en caja de plástico

Lechugas en caja de plástico

Como comenté en otra entrada (Lombricultura y agricultura urbana), comenzamos hace un par de semanas con las siembras de éste año. La diferencia es que ahora vamos a hacer todo con tierra, ya que no tengo tanto espacio como querría para poder meter de todo, incluyendo hidroponía y acuaponía.

En fin, como hay poco espacio y aparte no hay tierra en el patio, vamos a hacer todo con las cajas de plástico que utilizamos para las lombrices. Lo bueno de estas cajas es que son muy baratas, no pesan y sirven perfectamente para esto.

Todas las plantas necesitan una cierta profundidad de siembra, pero no tiene que ser mucha, a menos que estés queriendo crecer un árbol en tu cajita. De acuerdo a todo mundo, con 30 centímetros de profundidad basta, y las cajas te dan casi exacto.

A nosotros nos caben fácilmente entre 5 y 6 cajas, aunque por el momento solo estamos poniendo 3 y los tomates crecerán independientes en una cubeta de plástico, ya que la raíz que hacen es de miedo.

Para que no te desesperes esperando, mete algunas plantas que crezcan rápido, como las lechugas y espinacas. Créeme que cuando tienes resultados rápidos, las cosas son mucho más fáciles de continuar.

Las que se ven amontonadas (primera foro) son lechugas y las de aquí abajito son espinacas. Claro que siempre me dicen que por qué no las siembro de una por una y le doy espacio y esas

Espinaca y cilantro en caja de plástico

Espinaca y cilantro

cosas, pero he visto que es mucho más fácil regar las semillas y dejar que la naturaleza siga su curso.

En nuestro caso, nosotros cortamos hojas de lechuga, no la cabeza entera. Esto permite que la planta siga haciendo hojas y dure mucho más que solo cuando cortas la planta entera. A mí también se me hizo raro la primera vez que lo vi, pero probé y resulta que está a todo dar, además de que no estás batallando sembrando cada semillita, que son tan pequeñas que se te pierden entre los dedos.

En fin, todavía falta algo de tiempo para que empiecen a salir bien las plantas y empecemos a batallar con el calor de Monterrey.

A diferencia de otros lugares, aquí hace mucho calor y es difícil hacer crecer algunas plantas como las lechugas y las espinacas. Cuando están en medios hidropónicos o acuapónicos, donde el agua está de sobra, pueden pasársela bastante bien, pero en tierra apenas vamos a probar. Ya veremos si son tan aguantadoras como dicen.

Aquí iré poniendo cómo se ven las cosas. También están unos tomates de la variedad que nos gusta (San Marzano), pero esos van a tomar un buen rato en crecer y dar frutos, así que serán para el futuro. Por cierto que esta variedad es bastante rica y la conocimos solo porque es la semilla tipo Saladette que estaba en el súper. Por cierto que falta sembrar tomate bola para ver si sabe mejor que las variedades del supermercado, pero ni modo, la falta de espacio…

Si tienes espacio bien puedes tener tus cajas y sembrar, aparte de tener tus lombrices. El producto de la lombricultura (el humus de lombriz) puede valer algo de dinero como fertilizante, pero mucho más valioso como tu fertilizante para alimentarte un poco mejor.

Así ya no tendrás tanta culpa cuando te vayas por unas hamburguesas o le caigas a la comida chatarra.

No estaría mal que aprovecharas el fin de semana (y el “puente” si eres de México) para hacerte una espacio y tener tu propio cultivo orgánico. Es poco trabajo al día y las recompensas son a todo dar; hasta puedes presumir que te comiste un tomate orgánico.

Parece poco, pero apantallarás a los ecologistas y a los vegetarianos. Igual y hasta les vendes tus tomates. ¡Este sí que es un negocio verde!.

 

Comparte:Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

Acerca del autor

Soy ingeniero en sistemas computacionales, entusiasta de la naturaleza, el aire libre y llevo más de 10 años haciendo lombricultura casera.