El Peligro Más Grande Para La Agricultura Urbana

Comparte:Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

Daños en lechugasComo la ciudad está hecha para repeler la naturaleza, la agricultura urbana tiene varios problemas. Pero el peor es el que menos consideras.

La literatura de lombricultura, agricultura y jardinería te habla de hormigas, orugas, chapulines y otros insectos gachos que se comen tus plantas o echan a perder los frutos, pero hay otros peligros mucho más feos, especialmente cuando el enemigo pertenece a tu familia.

Está ahí… esperando. Confías ciegamente en que nunca pasará nada, pero no sabes hasta que punto las cosas pueden cambiar cuando no estás mirando.

Daños espinacasEllos están ahí. No hay manera de controlarlos. No tienen lástima ni remordimiento. Harán lo que sea por acabar con lo que hiciste, aunque no haya ninguna otra razón más que el puro gusto de la destrucción.

Y lo malo es que siempre están ahí y no puedes estarlos vigilando en  todo momento. Tienen paciencia y esperarán el momento adecuado para poder hacer de las suyas sin que puedas hacer nada al respecto… solo esperar que no pase nada.

Me refiero por supuesto, a mis Basset Hound. Como verás en las fotos, hubo un daño extensivo a nuestro huerto, causado por alguno de los 3.

Perros Basset HoundAunque tenemos a la principal sospechosa porque es la más trepadora de los 3, nadie estuvo a la hora del relajo, así que todos quedaron absueltos por el asunto de la “duda razonable”.

La cosa es que, aunque nuestro huerto está bien protegido, puesto en un lugar algo e inaccesible para ellos (aunque este argumento ya mostró sus fallas), un pequeño error puede hacer que las cosas cambien por completo.

La cosa fue así: en el frente de la casa había una estructura de madera que tenía unos chiles. Como nadie les hacía caso porque íbamos de salida, esas plantas rara vez prosperaron, así que mi esposa sugirió que las lleváramos al patio para poderlas ver y así regarlas más seguido.

La sugerencia tenía lógica, pero la hicimos en el peor momento posible: cuando regresábamos de una comida. Yo ya me quería meter a sentarme (y desabotorname un botón), pero esa mujer insistió en que “de una vez” metiéramos la mesa.

Así que ahí vamos, la metimos y la dejamos, supuestamente, en un lugar donde no estorbara y se viera. Nadie pensó en las posibilidades que esa mesita les daba a los perros. Reconstruyendo los eventos con toda la tecnología de CSI (región 4, por supuesto), suponemos que Brandy (la principal sospechosa de los 3 Bassets) agarró vuelo, brincó a esa estructura y de ahí al huerto.

¿Por qué haría eso? Supongo que, o no tenía algo más interesante que hacer, o no quería estar lidiando con los otros dos perros y quería un rato para ella sola.

Y tu huerto casero tiene algo hermoso para los perros: tierra fresca y húmeda para escarbar y echarse un descansito a todo dar, lugar para enterrar huesos, panes y otros tesoros y, supongo, el encanto de lo prohibido.

Después del relajo y que me vieron con esos ojos tristes (la principal defensa de los Basset Hound), no me quedó más que resignarme y sembrar de nuevo. Esperando, claro, que no encuentren la manera de volver a subir.

Así que si quieres un huerto casero y tienes perro, siempre toma en cuenta que son bastante ingeniosos. La frescura, el olor y la tierra son algo que disfrutan mucho los perros, especialmente los que citadinos.

Por desgracia tu huerto es un lugar al que van a querer ir, aunque aparentemente tengan todo lo que necesitan a su alcance. Así somos todos, ¿no?

No me he olvidado de las preguntas y algunas anécdotas que contar, pero mi madre se enfermó unos días, es la graduación de mi hija y ha hecho tanto calor que se me derritió el cerebro. Después de esto, pronto habrá más entradas.

 

Comparte:Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

Acerca del autor

Soy ingeniero en sistemas computacionales, entusiasta de la naturaleza, el aire libre y llevo más de 10 años haciendo lombricultura casera.