¿Realmente importa la combinación Carbono:Nitrógeno para la lombricultura casera?

Comparte:Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

porcentaje

¿A poco pensabas que todo era tan fácil? Sí, para la lombricultura también hay porcentajes y cálculos, algunos sacados con fórmulas bien mafufas.

La combinación correcta te puede dar un fertilizante excelente que no le pida nada a sus primos químicos y darle a las lombrices el mejor ambiente para que echen relajo.

Como en muchas otras cosas, el cálculo correcto depende de varios factores, algunos en tu control y otros donde no puedes meter las manos.

Sin embargo, antes de que te espantes, la cosa no es tan complicada para la mayoría de nosotros.

Qué materiales hay que mezclar para la combinación C:N

Para empezar, ¿de dónde se supone que pones nitrógeno? ¿Qué no era nada más cosa de poner basura y ya?

En la guía de lombrices todo parece más fácil. Una fuerte cantidad de carbono (todo el papel) y algo de nitrógeno (la basura).

No necesitas hacer medidas raras. A ojo de buen cubero, puedes ponerlo de la siguiente manera: si no huele a nada, es carbono; si huele, es nitrógeno.

Así, el papel periódico, las hojas secas y la paja son prácticamente puro carbono, mientras que el estiércol de gallina es casi puro nitrógeno.

Ya con esta súper tabla de conversión (jaja), ya puedes hacer tus mezclas.

¿Es importante en la lombricultura casera?

Mientras les des una buena casa, en realidad no importa.

La “casa” de las lombrices es el carbono (papel, hojas, etc.) y de hecho pueden vivir en él como si nada.

He tenido lombrices en puro periódico y cartón y procesan todo como si no hubiera mañana. Claro que el humus es súper chafa porque no tiene nitrógeno, pero las lombrices están a todo dar.

La basura orgánica proporciona el nitrógeno que complementa la mezcla y le da sabor a las cosas para que las lombrices estén más contentas.

La cosa es que las lombrices estarán bien en puro carbono, pero se pueden morir en puro nitrógeno.

Así que, para que tus lombrices estén bien, hay que echarle bastante papel. Si le echas mucha basura, tendrán un lugar donde estar mientras se la acaban y, si no le echas suficiente, tendrán comida de sobra.

¿Por qué tanto relajo con esta mezcla?

Para quienes hacemos lombricultura casera, el bienestar de nuestras lombrices, el proceso de basura orgánica y la producción de un fertilizante natural son suficientes.

Rara vez nos ponemos a comparar concentraciones, partes por millón y todas esas ondas que los productores utilizan.

Pero, para quienes se dedican a producir fertilizante como forma de vida, la correcta mezcla de todo les da rapidez en el proceso, maximiza la reproducción y crea un fertilizante adecuado.

La producción de humus de lombriz a gran escala requiere de cuidado y conocimiento como cualquier otra empresa y es buena idea dejarle todas esas cosas a los profesionales.

Para quienes solo queremos participar desde la casa, ponerle suficiente papel y nuestra basura es suficiente para tener lombrices sanas y presumir que somos bien verdes.

Así que no te preocupes; así como no tienes que ser veterinario para tener perro, tampoco hay que entrarle a cálculos raros para tener lombrices.

Ante la duda o cualquier olor feo, solo échale más papel. Tus lombrices estarán felices con eso.

Si le vas a entrar a ondas más gruesas, hay que entrenarse.

 

 

Comparte:Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

Acerca del autor

Soy ingeniero en sistemas computacionales, entusiasta de la naturaleza, el aire libre y llevo más de 10 años haciendo lombricultura casera.