¿La Lombrices Pueden Vivir Con Puro Café?

Comparte:Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

sobrasdecafe

En esta entrada quiero contestar otra pregunta que se me había quedado pendiente (¡Sorry Marianella, tenía mucho frío!) y que ya había salido en un par de ocasiones:

¿Pueden las lombrices hacer toda su magia con puras sobras de café?

Pues si se la van a pasar cotorreando como la gente que toma café por las tardes, pues imagínate…

Pero ya viéndolo desde su punto de vista (de las lombrices), comida es comida, sin importar que sea.

Las lombrices pueden consumir lo que sea que haya estado vivo y, como comenté en la entrada pasada, las bacterias son las que realmente se encargan del asunto.

El café normalmente está molido, lo que facilita que pase por su tracto digestivo, y que sea reciclado rápidamente por las lombrices.

El problema del café es que, cuando es la única fuente de alimentación, se puede poner sumamante ácido.

Tal vez hayas escuchado que algunos de los que se la pasan tomando café luego se quejan de agruras y esas cosas. Lo malo es que las lombrices no pueden echarse un “sal de uvas” en donde están, así que hay que ayudarles con esto.

Después de darles todo tipo de cosas y mucho café (qué quieres, nada como un cafecito con pan, aunque engorde), puedo decir que es fácil contrarrestar esta mala cosa de la acidez.

De hecho, hace algún tiempo comenté acerca de utilizar la cáscara de huevo para controlarla.

Con algunas excepciones, todo mundo come huevo y las cáscaras están a la mano (aunque se ha puesto tan caro que mejor como carne…).

Solo hay que molerlo y ya tienes fuente de calcio y un material para bajar la acidez de tu lombricultivo. Sin embargo, hay que explicar un poco la mecánica:

El principio es simple: el agua ácida cae sobre el huevo disuelve parte de éste y cae como agua menos ácida.

Por cierto, por agua ácida no quiere decir que la tocas y te disuelves como la bruja del mago de Oz, solo que su pH es menor que el neutro (pH de 7).

Por eso una cáscara de huevo que eches en la tierra parecerá que dura mucho tiempo, pero la realidad es que se está consumiendo poco a poco, como si fuera una paleta en cámara lenta.

Así que, si tienes acceso a muchas sobras de café y quieres que las lombrices tengan su salida de los jueves a la cafetería, solo tienes que seguir los pasos de la guía de lombricultura y tomar en cuenta los siguientes puntos:

Riega más seguido

Recuerda que la cáscara de huevo, aún en polvo, no actúa por sí sola: necesita agua. Es el agua la que baja la acidez (o sube el pH), no las cáscaras.

Cuando el medio es más ácido, como es el caso, regar más seguido hace que el agua se distribuya por toda la cuna de lombrices, dándole a las bacterias el medio adecuado para que estén a gusto.

Recuerda, si las bacterias están bien, las lombrices están bien.

Incluye algún alimento extra

Siempre me gustó mucho el café del OXO… hasta que estuve tomando todos los días en un proyecto y me empezó a caer gordo.

Claro que las lombrices no son tan quisquillosas pero, si es posible, agrega alguna otra cosa. Es fácil para todos conseguir hojas, cortes de plantas, cáscaras de frutas y restos de vegetales.

No para interferir con tu logística, pero darles gusto a las lombrices de vez en cuando no debe ser mucho problema.

Por último, la cáscara de huevo es un remedio casero. Para quien utiliza mucho café, tal vez el recolectarlas, secarlas y molerlas pueda ser mucho problema.

Para esos casos convendría ver cuanto cuesta la cal agrícola y ver la posibilidad de adquirirla.

La cal agrícola es mucho mejor para estos casos, perono siempre es fácil conseguirla. Claro que mucha gente la vende, pero te puedes topar con:

“Oiga, ¿tiene cal agrícola”
“¡Claro!, ¿cuantas toneladas quiere?”
“Es que no quiero tanta…”
“Bueno está bien, nada más un camión”

Dado que la cal agrícola solo tiene un uso (¡Duh!), normalmente se vende en grandes cantidades y no me ha tocado ver que vendan sacos o algo así.

Para tu casa puede ser mucho pero para una operación grande un camión de cal podría ser la mejor respuesta.

Que hermosa se oye la teoría, pero para que esto se pueda generalizar, ¡hay que hacer un experimento!

Como aquí hay café todos los días, voy a reclutar algunas lombrices para ver cómo les va con esto.

Teniendo un poco de cuidado se puede asegurar que tengan donde vivir y refugiarse sin tanto problema, en caso de que el café no resulte tan buena opción.

Parece que esta es la última semana de frío, así que esperemos que pronto puedan hacer experimentos.

¿Has utilizado puro café para tus lombrices? ¿Cómo te fue?

¡Un gran saludo a Marianella y a Venezuela!

 

Comparte:Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

Acerca del autor

Soy ingeniero en sistemas computacionales, entusiasta de la naturaleza, el aire libre y llevo más de 10 años haciendo lombricultura casera.