Le tocó al tomate orgánico…

Comparte:Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone
Comparación de tomate orgánico y se supermercado

Comparación tomate orgánico

Hoy, más que lombricultura, es comentar el resultado de la lombricultura. Hace días que escribí algunas entradas con respecto al famoso tomate orgánico que salió de colado en el humus y que creció en una cubeta adicionada con humus de lombriz.

Aunque lo cortó mi esposa hace unos días, el domingo por fin cayó en el plato, dando de qué hablar para las que lo probaron.

Por cierto, quienes me conocen desde hace años sabe que soy tomatero. He sembrado tomates hidropónicos, acuapónicos, terrapónicos y en cualquier otra mezcla que se te ocurra. Los he germinado, trasplantado, clonado, podado y todo lo que termine en “ado”, además de hasta hacer un par de manuales de cómo sembrarlos.

Así que se les hace un detalle gracioso que a mí no me guste el tomate crudo. Y bueno, ¿qué te puedo decir? Me gusta cocinado de mil formas y no me imagino algunas comidas sin tomate, pero crudo, ¡Iugh!

En fin, ayer mi esposa decidió comerse el tomate y le compartió un “gajo” a mi sobrina, que sí come tomate crudo como ella. Claro que mi esposa fue la que salvó el tomate y es suyo, así que siempre estará orgullosa, pero mi sobrina fue un poco más objetiva.

Pulpa tomate orgánico

Pulpa más llena

El veredicto es que el sabor del tomate orgánico es otra cosa. De acuerdo a muchos (y no es la primera vez que lo escucho), los tomates del súper saben “a agua”, mientras que éste tenía un sabor concentrado y, de acuerdo a ellas, delicioso.

También hay que decir que su “vida de aparador” fue mucho mayor, ya que aguantó varios días sin estar en el refri y mantuvo su firmeza y color. Ahí sí puedo decir una cosa: el olor del tomate era fuerte y concentrado, no como los del súper.

Y como se ve en la foto, no les pide nada a sus primos de supermercado.

Si estás haciendo lombricultura, debes estar cultivando algo. No solo aprovechas lo que de todos modos te van a dar las lombrices, sino que, aparte, vas a tener frutas y verduras sanas, naturales y mucho más ricas que las de cualquier supermercado.

Tacos con tomate orgánico

Lo mejor de todo…

Claro que aquí va a influir que son tuyas, pero creo que es algo a tu favor. Supongo que es algo así como las personas que se sienten orgullosas de su jardín, de su perro o su automóvil.

Además, se supone que con esto vas a vivir más tiempo y hasta vas a ahorrar una lana, a como cuestan las cosas orgánicas por fuera.

Por cierto, no me he olvidado del famoso lixiviado… eso será en la siguiente entrada. También recuerda comer rico los domingos, aunque haya que correr un rato en la semana para bajar los antojitos. Sirve que les das las sobras a tus lombrices, siempre te lo agradecerán, especialmente si traen cervecita.

 

Comparte:Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

Acerca del autor

Soy ingeniero en sistemas computacionales, entusiasta de la naturaleza, el aire libre y llevo más de 10 años haciendo lombricultura casera.