Lombricultura K.I.S.S.

Comparte:Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

¿De qué se trata esta entrada? ¿Lombricultura con besos? ¿Lombrices que trabajan mejor con música heavy metal? ¿O ya quedé lurias después de tantos años haciendo lombricultura?

Ninguna de las anteriores (mi esposa no está muy segura de la última, pero yo prefiero pensar que me faltan unos años todavía).

K.I.S.S. es un acrónimo muy viejo para “Keep It Simple, Stupid”, que se traduce literalmente como “Mantenlo simple, estúpido”. Por ahí lo han modificado para que no se escuche tan feo, pero la lección es no complicarse las cosas, algo a lo que tiende el ser humano cuando no tiene mucho qué hacer.

La lombricultura se puede complicar tanto como tú quieras. En su funcionamiento hay tantos procesos y participantes que te daría vueltas la cabeza tratando de aprendértelos y muchos de ellos ni siquiera los podemos entender, a menos que nos los enseñen con manzanas.

Por otro lado, hacer lombricultura es tan simple que solo requiere de instrucciones sencillas y un poco de trabajo cada cierto tiempo. Claro que hay quienes lo llevan al siguiente nivel.

Por ejemplo, checa éste video de YouTube.

Verás que estos cuates pasan todo por una licuadora. A ellos les ha funcionado pero, ¿es absolutamente necesario? Casi 10 años haciendo lombricultura me han enseñado que no.

Claro que es más rápido que aventar todo completo, pero también requiere tiempo que no tengo, eso sin contar que esa mujer me correría de la casa con todo y lombrices si se entera de que estoy moliéndoles basura en su licuadora.

Se supone que las lombrices vienen a ayudarme, no a gastarse más mis recursos ni a meterme en problemas. Si licúo kilos de desechos voy a utilizar más energía que la que voy a ahorrar en sacar humus.

Y conste que no estoy criticando; seguramente su sistema funciona muy bien, pero para tener lombricultura casera, necesitamos algo mucho más simple.

Primero haz lombricultura básica

Me han llegado muchas preguntas preguntando la cantidad exacta de varias cosas como el pH, la relación carbono:nitrógeno y mil cosas más.

Lo mejor de esto es que viene de personas que no han hecho lombricultura o apenas van empezando.

El mejor consejo que tengo es K.I.S.S. Primero ten un lombricario básico funcionando, que las lombrices se reproduzcan, que esté produciendo humus y ya después te preocupas de las exactitudes que solo los laboratorios o las personas experimentadas pueden manejar.

Nuevamente, no digo que esté mal; hay instalaciones que hasta pueden sacar humus con la cantidad exacta de nutrientes que necesitas y criar lombrices de colores, pero eso no está dentro de mis capacidades u objetivos, al menos no por el momento.

Y sin embargo, tengo muchas lombrices y casi cero basura orgánica (pronto será “cero”, solo estoy preparando las cosas para luego publicarlas).

¿Quieres hacer lombricultura? Baja la guía (la mía o cualquier otra) y empieza. Las lombrices son gusanos sumamente adaptables y resistentes. De veras tienes que ser muy negligente para que se te mueran.

¿Pusiste mucha comida un día? No importa, esperarán a que esté lista. ¿Se te olvidó regar unos días? Las lombrices buscarán humedad. ¿El lombricario se está poniendo ácido o caliente? Se moverán a un lugar más agradable.

Serán gusanos pero las lombrices no son tontas. Tampoco te pases y las tengas amoladas, pero te perdonan uno que otro desliz.

Empieza con lo básico y las lombrices te ayudarán. Una vez que manejes lo simple, entonces te vas con los científicos a crear una lombriz mutante. En lo que eso pasa, siempre preferiré K.I.S.S., aunque sea de chocolate.

Si te sirvió esta información, recuerda compartirla con los botones de abajo.

 

Comparte:Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

Acerca del autor

Soy ingeniero en sistemas computacionales, entusiasta de la naturaleza, el aire libre y llevo más de 10 años haciendo lombricultura casera.