Por qué tu jardín no es sustentable

Comparte:Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

 

Un jardín sustentableUno de los recuerdos más atesorados de mi infancia fue en Tampico, Tamaulipas, en la casa paterna.

En el terreno había 6 árboles de mango que en verano se llenaban de dulces frutos y daban una sombra acogedora en todo el patio.

Por las tardes podía trepar a lo alto de uno de ellos, a más de 10 metros de altura, y comerme un mango recién cortado, mientras el viento acariciaba mi cara y podía ver la laguna a lo lejos…

Eso hasta que llegaba mi mamá, me gritaba que me bajara y me daba una escoba de esas de espinas para barrer las hojas del patio.

Barrer las hojas de 6 árboles de mango de 10 metros no es tarea fácil, especialmente si están cayendo todo el día.

Esa parte no la atesoro tanto… especialmente cuando juntaba cerros de hojas que parecían más altos que yo.

Al menos podía hacer una súper fogata con ellas (en ese tiempo no se veía tan mal).

Platicando con otros, me di cuenta de que ponernos a “limpiar” el jardín era una de las tareas que nos ponían nuestros padres para que no estuviéramos dando lata y desquitáramos algo de lo que sacábamos del refrigerador.

Y esa costumbre de tener un jardín inmaculado es la que, irónicamente, hace que con el tiempo el jardín vaya decayendo.

¿Por qué nuestros jardines se quedan estériles y hay que atiborrarlos de fertilizantes?

 

¿Por qué el jardín parece que seca más cada día? ¿Por qué hay que estarle echando fertilizante y haciendo trabajar a las lombrices para que saquen suficiente humus?

La respuesta es que la estética del paisajismo va en contra del proceso natural que la naturaleza puso hace millones de años.

Se supone que todas esas hojas y cortes de pasto se descomponen y vuelven a dejar nutrientes en la tierra para que se haga el ciclo otra vez.

Sin embargo, por andar de presumidos, le quitamos al jardín lo que necesita para ser sustentable.

Con el tiempo, los árboles han seguido dando frutos pero ya no son “como los de antes”. Sin embargo, echando humus sólido y líquido se recuperaron un poco, aunque desde que nos regresamos a Monterrey ya no hay lombrices por allá.

Entonces, ¿cómo puedes mejorar las cosas sin dejar todo tirado?

Reutiliza los cortes y hojas secas

Las hojas secas, las podas, raíces y cualquier cosa que saques del jardín puede formar un material excelente para tu cuna de lombrices.

En la guía de lombricultura utilizo puro papel porque es lo que tenemos a la mano (el patio de aquí es de cemento), pero puedes hacer una mezcla con hojas y podas con el mismo resultado.

Si tienes arbustos o alguna esquina que no se vea mucho, puedes hacer una pila de composta que no se vea y que sola se vaya integrando.

Con un poco de imaginación puedes reutilizar lo que tu jardín va dejando y hasta tener más contentas a tus lombrices.

Utiliza fertilizantes naturales

Cuando los jardines empiezan a perder poder, el remedio rápido es llenarlos con bolsas y bolsas de fertilizantes químicos.

Son baras, fáciles de aplicar y dan resultados rápidos.

La alternativa natural toma un poco más de trabajo pero realmente estás recuperando las cosas. Las lombrices pueden tener su mayor aporte procesando basura orgánica, pero también hacen el mejor fertilizante.

Si juntas los desechos orgánicos con los del jardín, tus lombrices tendrán comida de más y estarán dándote de a gratis lo que necesitas.

Con un poco de planeación, las cosas se hacen simples. En unas cuantas semanas podrás tener todo bien armado y no creas que necesitas romperte la espalda: si haces cuentas, solo es cuestión de hacer un par de cosas más y poner a trabajar a tus lombrices.

Disfruta tu jardín

Abundan quienes invierten montones de tiempo y dinero para tener un jardín grandioso, solo para verlo desde la ventana de su cuarto con aire acondicionado.

Lee un libro, haz una carne asada, tómate una copa con los amigos… Gozar de tu trabajo y tu contribución al ambiente hará que valga la pena todo lo que haces.

 

Tener tu jardín bonito tiene un costo, pero lo puedes hacer sustentable con un poco de trabajo y la ayuda de las lombrices.

Se supone que un jardín es para tener un espacio natural en tu casa, ¿no? ¿Qué es más natural que un jardín sustentable?

 

Comparte:Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

Acerca del autor

Soy ingeniero en sistemas computacionales, entusiasta de la naturaleza, el aire libre y llevo más de 10 años haciendo lombricultura casera.